sábado, 26 de noviembre de 2016

Que lujo fuiste Comandante




Pasaste por aquí nomás, ocupando un siglo
arando el campo para la liberación
tirando con bueyes o con el hombro,
con palabras, con fusiles, con tu memoria larguísima.

Le trazaste una raya a los tiranos del mundo.

Enseñando a tener coraje
a no doblegarse contra el enemigo
y a identificarlo.

Pensaste a Cuba
como un pueblo digno
y hoy es,
como desde hace más de medio siglo

Un faro
para América Latina                           

En Moncada enrollaste la derrota
y la plantaste como semilla,
por favor que nadie se quede sin escuchar tu alegato

Caminaste con los grandes.
Con Salvador, con Camilo, con el Che.


Todo esto fue tan descomunal Fidel...
¿Cómo despedir entonces a un Gigante?


Escribo esto de primera mano así nomás
como sale, apenas a horas de tu muerte.

No quiero quedarme sin decirte algo, porque siempre fuiste un referente y me gustó escucharte así horas, brindando conocimiento para los pueblos del mundo. Porque leí tus discursos desde pequeño, pero el día que llegaste a las escalinatas de sorpresa no lo podía creer y me quedé ahí, plantificado al lado del parlante de la radio, escuchándote.
Discurso de las Escalinatas

Hoy partís hacia un horizonte de Utopía
después de haber empedrado parte del camino

Y los caminantes te reconocen.

Maradona: "él no compró nada, él puso la cara,
fue a pelear al frente por sus ideales", larga el Diego emocionado
y dice que fuiste un segundo padre, que el único Comandante sos Vos.

Muchos por todos lados dicen
Hasta la Victoria Siempre Comandante

y en Bariloche, Graciela Cros transcribe
las palabras de Juan Gelman,

buenas noches Historia 
agranda tus portones
entramos con fidel con el caballo









Ganaste Fidel
Con Vos no pudieron.
Ganamos todos.